Archivo por meses: mayo 2021

¡Bienvenidos!

En este blog encontraréis informacion de la asignatura MATERIALES PARA DISEÑO DE MÁQUINAS de 2º curso del Máster Universitario en Ingeniería Industrial, de la Escuela Tecnica Superior de Ingeniería Industrial de la Universidad Politécnica de Valencia. Es una asignatura de la especialidad Ingeniería Mecánica, pero este blog está abierto a todo el mundo

Aceros para componentes de máquinas

Los siguientes aceros son adecuados para su uso en componentes habituales en máquinas

28Mn6 (1.1170, EN10083-1)
Acero de templabilidad mediana y buena resistencia al desgaste.
Usos análogos al acero C35.

46Cr2, 46CrS2 (1.7006, 1.7025, EN10083-1)
Acero de templabilidad ligeramente más elevada que los anteriores.
Se utiliza para tornillos de alta resistencia y otras pequeñas piezas solicitadas.

37Cr4, 37CrS4 (1.7034, 1.7038, EN10083-1)
Acero de resistencia y templabilidad mediana.
Utilización habitual en la mecánica y en el automóvil (árboles, bulones, engranajes, balancines, palancas de dirección).

34CrMo4, 34CrMoS4 (1.7220, 1.7226, EN10083-1)
Acero de buena resistencia y tenacidad.
Gracias a su buena templabilidad, es muy utilizado para piezas bonificadas (temple en aceite y revenido) de secciones medianas y grandes, sometidas a fuertes solicitaciones (árboles, cigüeñales, ruedas dentadas y cremalleras, bielas, tornillos de alta resistencia).
Es el más usado entre los aceros de características elevadas y se halla fácilmente en el mercado.

42CrMo4, 42CrMoS4 (1.7225, 1.7227, EN10083-1)
Acero de características y aplicaciones análogas al anterior, pero con una resistencia mayor.
En estado de normalización tiene buena dureza y tenacidad, y en estado bonificado se mecaniza bien.
Es adecuado para temple superficial.

34CrNiMo6 (1.6582, EN10083-1)
Acero de una gran templabilidad (mayor que los anteriores) y una buena tenacidad.
Se comporta bien a los choques y a los esfuerzos de torsión.
Se usa en piezas de grandes dimensiones fuertemente solicitadas (árboles y cigüeñales, grandes ruedas dentadas con temple total, piezas sometidas a gran fatiga).

36NiCrMo16 (1.6773, EN10083-1)
Acero de templabilidad excelente (se autotempla por enfriamiento al aire).
Es adecuado para grandes piezas mecánicas sometidas a grandes esfuerzos de fatiga.
Ofrece la máxima seguridad en piezas de la industria aeroespacial.

Aceros de máquinas

Son aceros destinados a la fabricación de elementos que ejercen funciones de responsabilidad en el guiado o en la transmisión de las partes móviles de las máquinas.


Se pueden agrupar en cuatro categorías:

Aceros de bonificación (temple y revenido a alta temperatura)
Aceros destinados a la fabricación de piezas resistentes (generalmente sometidas a fatiga) de las transmisiones y sistemas de guiado de las máquinas (árboles y ejes, cigüeñales, bulones, bielas, palancas).
Son materiales con capacidad de temple y revenido en tota la masa (se usan también para temple superficial)

Aceros de endurecimiento superficial
Aceros destinados a la fabricación de piezas que materializan los enlaces de las máquinas (cojinetes y guías de deslizamiento, rodamientos y guías lineales, ruedas dentadas, levas).
Combinan unas elevadas características superficiales (dureza, resistencia al desgaste, resistencia a la fatiga superficial) con una buena tenacidad en el núcleo para soportar golpes y sacudidas.
Entre ellos hay los aceros de cementación y los aceros de nitruración.

Aceros de alto límite elástico (aceros de muelles)
Aceros destinados a la fabricación de piezas de máquinas que durante su funcionamiento experimentan grandes deformaciones elásticas, a menudo bajo solicitaciones dinámicas (muelles, elementos elásticos).
Combinan un alto límite elástico (posibilidad de grandes deformaciones), una buena resistencia a la fluencia (prácticamente no ceden con el tiempo) y una resistencia a la fatiga elevada (soportan cargas repetidas).

Aceros para mecanizar (aceros de fácil mecanización)
Aceros destinados a la fabricación de piezas que requieren un gran volumen de mecanización para su conformación.
Muchos de ellos derivan de aceros de bonificación o de cementación con adiciones de elementos que los hacen más aptos para la mecanización.